El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

lunes, 24 de marzo de 2008

¿Quien llama a la puerta?

Giovanna tenía 15 años, era la única mujer entre sus hermanos, sus hermanos vivían en Estados Unidos debido a que aca en Argentina hay algunos trabajos que no pagan bien.

Su familia era de descendencia italiana, muy acaudalada, por lo cual vivían en un barrio privado de Pilar (Buenos Aires). Ese día llegaban los hermanos de Giovanna por lo cual los padres los iban a recibir al aeropuerto de Ezeiza.

Ese mismo día cuando volvía del colegio Giovanna le preguntó al portero:
-¿Ya llegaron mis papas y mis hermanos?
A lo que el portero le contestó:
- Lo siento señorita, ellos... fallecieron en un accidente cuando venían para acá.
Giovanna quedó consternada por la noticia,¡había quedado huerfana!.

Para no sentirse mal en su soledad, Giovanna llamó a una amiga para que ese día venga a comer a la casa.
Pasaron toda una tarde divertida donde Giovanna casi olvida la pérdida de sus seres queridos, llegó la hora de que su amiga se tenía que ir, se despidieron muy contentas y Giovanna se quedó sola en su casa otra vez.

Después de cenar estaba muy cansada y triste por lo que se fue a acostar. Mientras dormía escuchó unos escalofriantes ruidos en la puerta, se levantó muy atemorizada y fue a ver quien tocaba la puerta. Era su amiga que decía:
-Quiero leche y pan.
Giovanna, atemorizada y sin pensar cerró la puerta pensando la extraña frase sin sentido que le dijo su amiga.
Ella pensó que había sido un sueño y se volvió a acostar. Dificilmente y después de mucho tiempo logro dormirse, hasta que escucho gritos que venían de la misma puerta. Bajó y juntando valor abrió la puerta, nuevamente encontró a su amiga, pero esta vez la dejó entrar y le dió lo que ella le pedía.

De repente su amiga salió corriendo de la casa, y empezó a caminar en dirección a un lugar que Giovanna no conocía, Giovanna al verla correr tan repentinamente la siguió, pero la perdió de vista cerca del cementerio de Pilar.

Volvió muy asustada a su casa y después de pensar que podía hacer, se dirigió a la casa de su amiga.

La atendieron los padres de la chica, que estaban vestidos de negro y con un gesto de tristeza en sus caras.
Ella les preguntó: ¿Está Stella?
Y ellos, después de mirarla con cara de (¿ésta no sabe?) le dijeron:
- Ella murió esta tarde cuando volvía de tu casa, la policía nos informo que fue asesinada por un panadero que se escapó del manicomio.

Giovanna quedó shockeada:
¿Había hablado con un muerto?, ¿Había metido un muerto en su casa? ¿Habría quedado el espíritu de Stella allí? ¿Stella la atormentaría siempre?.

Saludó a los padres de Stella, volvió a su casa.
Para su mala suerte, sus preguntas fueron respondidas.

Cuando va al baño, a cepillarse los dientes, abre la puerta y se encuentra cara a cara con Stella.
Stella le dice con una cara diabólica que Giovanna no conocía:

-¡TÚ ERES LA CULPABLE DE MI MUERTE, SI YO NO HUBIERA IDO A TU CASA ESTARÍA VIVA!
AHORA LO VAS A PAGAR MUY CARO ...

¡VAS A SUFRIR COMO YO SUFRÍ CUANDO ESE PANADERO ME MATÓ, VAS A SENTIR EL TERROR QUE YO SENTÍ CUANDO ÉL ME MIRO CON SUS OJOS ASESINOS, VAS A SUFIR CADA PUÑALADA QUE EL ME DIÓ, HASTA QUE TE MUERAS!.

Después de estas palabras que dijo Stella la puerta del baño se cerró violentamente (por ende, se quedaron encerradas) y Stella le golpeó las piernas a Giovanna para que cayera al piso, una vez que esto sucedió la apuñalo hasta que su cuerpo no resistió más y falleció.

Como sucede cuando alguien tiene una muerte violenta, los espíritus no descansan en paz y quedan vagando en este mundo. Ésto mismo le sucedió a Giovanna, que en vez de descansar junto a sus seres queridos, quedó en la tierra para vengar su muerte. Cuando por curiosidad la gente pasa por su casa escucha los gritos desgarradores de Giovanna cuando la estaban asesinando y ... ¡CUIDADO CON ENTRAR!, ni se les ocurra, al que se atreva a entrar a la casa de Giovanna sufrira la misma muerte horrible que sufrieron Ella y Stella.

Anonimo.
Publicar un comentario