El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

viernes, 2 de mayo de 2008

Mi Infierno.


Ya ha llegado el final. No puedo calmarme. Siento que algo va a suceder, que alguien va a venir a por mí en cualquier momento. Ya no puedo ver nada a mí alrededor, mi corazón ha dejado de latir. Mi cuerpo no responde a mis deseos. Sólo quiero salir corriendo, huir lo más pronto posible.

Tampoco soy capaz de oír nada ni a nadie pese que hace unas horas estaba rodeada de mi familia, de la gente que me quería... y podía oír sus llantos sin comprender qué estaba sucediendo. Ahora lo entiendo: esto es lo que se debe sentir al estar muerto... Pero creía que ese momento era de paz y tranquilidad, y sin embargo la angustia me está matando, por decirlo de alguna forma.

...

Ya llevo así demasiado tiempo, y la tortura en mi alma es cada vez mayor, no puedo soportarla. Todo tenía que acabar, debía haber un final... Sólo puedo esperar a que llegue ese momento. Pero no sé como acelerarlo, ya que sólo soy un alma errante que ni tan sólo tiene poder para moverse. Soy como una persona en estado vegetal pero cuya mente permanece activa pensando. Sé que la locura me envolverá pronto.

...

Hoy por fin lo he comprendido, en mi estado de locura me ha llegado un momento de lucidez. Ahora vuelvo a recordar mi vida humana, por largo tiempo olvidada sumida en mis ilógicos pensamientos... Hice mucho daño a la gente que me quería, odié deseando lo peor a todos... incluso asesiné a cuantos se interpusieron en mi camino. Ahora lo entiendo todo, esto debe ser... EL INFIERNO.

Audrey.
Publicar un comentario