El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

jueves, 23 de septiembre de 2010

El Cristo del Picacho esta maldito

El Cristo del Picacho, ubicado en el cerro del mismo nombre en la capital hondureña desde su inauguración en 1998 ha causado revuelo entre ciertos grupos religiosos en el país, ahora la polémica ha regresado, ¿porque?

El Cristo del Picacho es una edificación de más de 20 metros de altura, desde ese punto se puede ver prácticamente toda la capital y de puede ver desde casi cualquier punto, de esta manera se representa que Cristo está cuidando la capital.

Se ha dicho que muchos fenómenos extraños han rodeado la mencionada edificación y cierto grupo religioso lo culpa de todas las desgracias de nuestro país, sin embargo el mismo allí representado es parte fundamental de sus creencias.

Cuando se inauguró se creó una campaña que anunciaba que la construcción del enorme “ídolo” era la firma de nuestra condena, pues ante tan idolatra actitud la ira del santo padre caería sobre el religioso pueblo hondureño.

Muchos han sido los testimonios de personas que han asegurado que Ovnis han reposado sobre la famosa estatua, esto especialmente en las fechas de su inauguración, lo mismo se dice que paso con el Cristo de Corcovado en Brasil, sin embargo no se sabe porque sucede esto, esto podría ser una relación contundente entre los extraterrestres y los ángeles, un tema muy debatido.

En octubre de 1998 las peores profecías en torno al enorme Jesucristo parecían cumplirse, el huracán MITCH azoto nuestro país dejando desgracia por doquier, la respuesta no se hizo esperar, sin embargo Cristo se mantiene erguido con orgullo sobre la capital hondureña.

Ahora que las lluvias están literalmente quebrando la ciudad, estos reclamos se han vuelto a escuchar, pero ¿cómo es posible que un “enorme amasijo de cemento y varillas” sea capaz de crear tanta destrucción? Si al final es solamente una muestra del respeto que nuestro pueblo tiene por el que está allí representado, nadie se enoja porque le rindan tributo, al menos no se de alguien que sí.

Ovnis, profecías, desgracias y maldiciones, es ridículo y muy monótono este tipo de pensamientos, es un tema demasiado utilizado y sin embargo aburrido pero que sigue generando dinero a los creadores de estos rumores.