El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

viernes, 22 de octubre de 2010

El Chupacabras no sería más que un coyote con sarna, de acuerdo a estudio

El biólogo, Bary O´Connor, aseguró que el “chupacabras” -aquel monstruo al que campesinos del Caribe y Centroamérica le atribuyen la muerte de sus animales- sí existe, pero que no se trata de un monstruo sino de un diminuto atacante que afectan a los coyotes salvajes.

“Se trata de una condición de la piel causada por ácaros Son diminutos atacantes que afectan a los coyotes salvajes con tanta gravedad, convirtiéndolos en atrocidades”, precisó

El especialista expuso en la revista Skeptic que la real causante de las muertes de los ganados es una criatura pequeña de ocho patas que al picar a especies como los coyotes les provocan una sarna que los transforma.


Inicio de la historia

Esta historia de los chupacabras se originó, por primera vez, en Puerto Rico, después de encontrarse ovejas muertas, con heridas punzantes y cuerpos totalmente drenados de sangre.

“Los testimonios eran de personas que decían haber visto animales de aspecto maligno, descritos tanto como parecidos a perros como a roedores, o reptiles, con largos hocicos, enormes colmillos, una piel correosa o con escamas verdosas y un olor muy desagradable”, dijo.

Para los lugareños la conclusión fue que los responsables de las muertes de animales eran criaturas feas y raras, pero los científicos que estudiaron algunos cadáveres de chupacabras concluyeron que los temidos monstruos eran coyotes con casos extremos de sarna o escabio.

http://l.yimg.com/a/i/logos/elcomerciocompe170x23.jpg