El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

viernes, 17 de diciembre de 2010

Atardecer en el camposanto

Los cementerios siempre son lugares enigmáticos, mágicos y con cierto toque que con una pizca de imanación hacen volar las mas extrañas fantasías, pero lo que es seguro es que son lugares en los que tanto vivos o muertos pueden encontrar paz y tranquilidad, lejos de todo el ajetreo y la rutina.

Nuevamente visitamos el cementerio de Suyapa en la capital de Honduras, esta vez en compañía de un fiel colaborador, aproximadamente a las 4:00 pm iniciamos nuestro camino hacia el camposanto con la intención de esperar la noche en dicho lugar que cierra sus puertas a las 6:00 pm.

Durante nuestra estadía obtuvimos muy buenas fotografías, aunque no las que queríamos, vídeos y audio que aun no han sido examinados, pero sin importar el resultado de la investigación podemos decir que cumplimos con la misión, pues con dos visitas podemos despedirnos de Suyapa e ir de visita a nuevos lugares.

Sin embargo las experiencias obtenidas en Suyapa son invaluables, la sensacion de tranquilidad que se esparce por el lugar te hace no querer irte de allí, lastimosamente debes regresar a la triste realidad, hasta el día que llegaras para quedarte, cuando no hay vuelta atrás.

Sin mas que agregar te presentamos las fotos que evidencian nuestro tranajo, nuestro esfuerzo por presenciar aquello que captura nuestra atención pero a la vez tratamos de evitar, el contacto con el mas allá, y que mejor lugar para encontrarlo que en un camposanto, recuerden, si les gustan las fotografías son libres de guardarlas.


Vista de la basilica de Suyapa desde el cementerio

Así lucen de solitarios los pasillos poco antes de la hora de cierre

Mientras la cae la noche la calma aumenta

En muchas de las tumbas observamos lapidas muy interesantes como
esta cara
de Jesucristo en alto relieve

Colocando la grabadora en un rincón

El sol nos daba sus últimos rayos de luz

Cada rincón fue explorado

Hora de retirar la grabadora

Fuera de las bodegas están colgados los planos y especificaciones del cementerio

Se ha popularizado la costumbre de colocar fotografías del difunto, de la familia y todo tipo de posesiones sobre la lapida


Finalmente el sol se fue al igual que nosotros, con este bello atardecer termino un gran día, un día fuera de lo común pues no todos los días se puede disfrutar de un ocaso como este desde un cementerio, la sesión fotográfica completa estará disponible en el transcurso de esta semana en nuestra pagina de Facebook.

Por el momento esto es todo pero muy pronto disfrutaremos de mas aventuras y con mas personas que poco a poco se han ido uniendo a esta gran familia, varias investigaciones en diversos lugares se encaminan en los próximos meses.