El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

miércoles, 16 de mayo de 2012

Se apago una voz mas...

Por: El Otro Mundo...

Honduras nuevamente llora la partida de un periodista, el secuestro de Alfredo Villatoro tuvo un fatal desenlace el día de ayer y el pueblo teme por la situación delictiva en la que el país se encuentra sumergido.

Alfredo Villatoro Q.E.P.D.
Honduras nuevamente despide a un periodista, a un profesional como pocos hoy en día, honesto, humilde, trabajador alegre, un gran hombre y un gran maestro para quienes le rodearon.

Ya se supera la veintena de comunicadores asesinados en los últimos años y aun nos preguntamos donde están los responsables y donde esta la seguridad no solo para un comunicador, sino, para el pueblo en general.

Nuevamente Honduras llora ante la muerte de una figura publica que nos recuerda que ante la inseguridad estamos solos y que absolutamente nadie esta a salvo y que debemos buscar formas de cuidarnos cada vez mas para evitar llegar a estas situaciones tan lamentables.

Sin importar su profesion cualquiera corre peligro, a un doctor lo matan en la calle por robarle sus pertenencias o por un error cometido, a un abogado lo asesina un demandado o defendido, a un taxista lo matan por impuesto de guerra, a un periodista por hablar, total, por cumplir con su trabajo.

No importa lo que el gobierno pueda hacer ahora, nada refresará  ni a Alfredo con su esposa, Erick no podrá seguir su lucha, Saira no podrá regresar con su madre, Jaspea no podrá finalizar su carrera, la voz de "El Frijol" no se escuchara mas y de igual manera sucede con los otros 24 comunicadores que han dado su vida injustamente por cumplir con su deber o por ridiculeces que nuestro gobierno debería evitar.

Hoy se ha apagado una voz mas, pero en El Otro Mundo... nos unimos al llamado, periodistas, estudiantes, comunicadores en general sin importar el medio, sin importar el alcance no callemos nuestras voces, no escondamos nuestra cara, seamos honestos y tengamos cuidado y jamas olvidemos porque hemos elegido esta bella carrera.

Nada nos callara, nada detendrá que la voz del pueblo se apague y que cada persona que ha ofrecido su vida quede plasmada en nuestra mente, en nuestro corazón y en nuestra alma para hacer día a día un mejor trabajo y levantar la ya caída cara de nuestro país...misión que solo unidos como pueblo, absolutamente todos podremos lograr.