El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

miércoles, 15 de julio de 2009

Mirin Dajo

Los fenómenos presentados hace algún tiempo por Mirin Dajo pueden ser llamados de acrobacias fisiológicas. Tratase de fenómenos sicofisiológicos asombrosos, pero no miraculosos y ni siquiera parasicológicos propiamente dichos, como piensan los adeptos de ese "místico" holandés. Mirin Dajo murió recientemente en la ciudad de Amsterdan.

Habiendo cierto día acompañado a su madre a la casa de un "magnetizador", un cierto Otter, ese inmediatamente descubrió en él facultades "sobrenaturales" (exactamente como hacen en nuestros días los espiritistas que cazan las personas portadoras de "mediunidad"). Otter incluso afirmó que Mirin era invulnerable.

La demonstración de eso fue hecha poco después, por una tercera persona llamada De Groot. Habiendo tomado conocimiento de la experiencia, el padre del héroe pasó a llamarlo Mirin Dajo que quiere decír "la cosa admirable", para tornar bien explícito que no era él, sino el fenómeno que era prodigioso.

El terceto Mirin, Otter y de Groot, emigró entonces para la Suiza donde hizo las primeras presentaciones públicas. Habiendo sido prohibidas, se hicieron demostraciones en el Hospital Cantonal de Zurik, en la presencia del Prof. Brunner y de numerosos médicos. Fotografías comunes, radiografias y eletrocardiogramas fueron sacados, incluso el "Pathé Consortium-Cinéma" realizó un filme que fué proyectado en todos los cines del mundo.

Las espectaculares transfixiones de Mirin Dajo eran efectuadas por De Groot, bajo la vigilancia de Otter. De Groot presentaba un florete o espada de 70 a 90 centimetros de largo. Con ese instrumento él transpasaba a Mirin Dajo, atravesandole el bdomen o el tórax. Tanto la espada cuanto el florete no eran antes esteilizados Al comenzo de la experiencia Mirin Dajo mordía los labios, transpiraba mucho, quedábase rojo... Sin embargo, su rostro no tardaba a reasumir su habitual expresión tranquila. Mediante el impulso cauteloso de la mano del operador, aquellos instrumentos emergían después de una penetración de 20 a 30 centímetros, no trayendo ninguna señal de sangre. Y las aberturas no sangraban. Una noche, en público, Mirin Dajo se dejó transpasar el corazón por tres espadas huecas, por las cuales se hijo pasar agua.

En la Clínica de Zurik, testigos lo vieron conservar el florete atravesando el abdomen durante 20 minutos y así percorrer la sala de los enfermos y subir una escalera. Radiografías ulteriores permitieron constatar que más de 500 transfixiones habían sido hechas y que en el decorrer de las experiencias el peritoneo, los riñones, el estómago, el hígado, los pulmones y el corazón habían sido transpasados en todos los sentido

Sin arañar el secreto profisional de los ilusionistas, daremos sólo algunos detalles. Hoy sabemos que se trata de pura técnica, propia de ilusionistas en la area de faquirismo. Así lo comprovaron, contra Mirin Dajo, el Prof. Bessemans de la Facultad de Medicina de Gand. Hizo preparar una colección de estiletes metálicos de puntas bien afiladas, redondeadas, lisas, sin aristas cortantes. Utilizó también dos cánulas para punción lombar, sin desinfectar y los introdujo despacio en el abdomen y en el tórax de diferentes animales: ratones, cobayas, conejos y perros. Los instrumentos, extraídos con la mayor prudencia, no traían ningún vestigio de sangre. Y las chagas, sin excepción, no sangraron. El exame radiológico o la autópsia mostraron que el hígado, el estómago, los pulmones yy el o corazón habían sido atravesados. Sin embargo, los animales sobrevivieron sin presentar infecciones. El dolor sólo se hacía sentir a la entrada y a la salída del objeto aguzado. Esas experiencias fueron hechas a continuación, con el mismo éxito, por el Prof. Brunner, de Zurik.

La introducción lenta de las espadas produce una separación progresiva de los tejidos y aparta los gruesos vasos sanguíneos cuyas paredes son muy resistentes. De ahí la ausencia de hemorragias internas.

Cuanto a la inexistencia de complicaciones infecciosas, escribe en la Presse Médicale el Dr. Rivet: "explicase por el hecho de que los instrumentos metálicos, lisos y limpios, generalmente presentan micróbios relativamente poco numerosos y en la mayoría saprofitos, que son abandonados en grande parte en la piel y en el hipoderma durante las transfixiones. Por otro lado, los pocos gérmenes que pueden entrar profundamente sucumben, debido a la acción virulicida de los hombres" (en términos de Parasicología, diríamos que la telergía, dentro del organismo, responde muy bien a la sugestión no dejando que la infección se instale)

Infelizmente la carrera de Mirin Dajo terminó prematuramente y de un modo inesperado, pues el faquir murió en consequencia de una cirurgía hospitalar: el día 13 de Mayo de 1948 tragó una aguja de 35 centímetros de larga. El día 15, por violentos dolores gástricos, fue operado por el Dr. Brunner. Parecía recuperado en pocos días, pero de repente, cayó en estado cataléptico y murió sin readquirir el conocimiento.

Geocities.com

Aguja que termino con la vida de Mirin Dajo

Actuacion

Publicar un comentario