El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

"El Gato Negro"

| jueves, 22 de abril de 2010 | |
Tegucigalpa, Honduras Su fama traspasaba las fronteras nacionales, al extremo que sus andanzas las describía con lujo de detalles un CD que contenía "solo puros corridos pesados", obra musical hecha exclusivamente para alabar el accionar delictivo de "Juan Portillo", el "gato negro", "Juan Zorro" o Héctor A. Portillo.

Este hombre, que apareció acribillado con señales de la más brutal tortura en un sector de Danlí el pasado lunes, tenía tantas personalidades, sed de poder y control sobre algunas autoridades como nombres y sobrenombres.

En la composición musical, que muestra en su portada una potente "troca" (nombre que le dan los latinos en EE UU a los pick up 4X4) y una esbelta rubia con sombrero vaquero y un sugestivo y diminuto short, los músicos no solo revelan la prepotencia, arrogancia, sed de venganza, trauma por pobreza y el enfermizo odio hacia los "comandantes", sino también la fortuna en el amor, el poder de la riqueza y una inusual extravagancia que los hace pensar que el día que mueran deberán ser enterrados con todo y "troca", sentados sobre los finos asientos de cuero y con la .45 entre las piernas.

"Cuando vayan a enterrarme no quiero tantos amigos, solo unos cuantos dolientes, también mis padres queridos me echan mi 45, también mi cuerno de chivo", entona el corrido de nombre "El toro pesado".

"Quiero llegar al infierno en troca y muy bien armado, cuando me reciba el diablo que sepa quién ha llegado y le diga a sus colegas: ahí viene un toro pesado", prosigue la melodía.


Violencia

En los corridos se describe como un tipo violento y vengativo.

"El que me las hace me las paga", dice uno de los 12 "éxitos" que contiene el CD decomisado por las autoridades policiales y mostrado en conferencia de prensa el pasado martes.

"Lo que ha pasado en mi vida es una historia pesada, me criticaba la gente, otros hasta se burlaban y Gato dijo sereno: el que la hace me la paga".


Su personalidad

En sus letras, los corridos denotan la personalidad narcisista, egocentrista, enamoradiza, fantasiosa, megalómana y su falsa percepción de creerse un ser omnipotente.

Una y otra vez las canciones se jactan del poder de sobornar, matar, castigar, herir, mutilar, torturar y amar.

Dentro de los corridos que hacen alusión a su personalidad, el "Gato Negro" refleja el complejo que siempre tuvo al recordar su pobreza, a la cual culpa de que él haya integrado las filas de la mafia.

"Si eres pobre te humilla la gente, si eres rico te tratan muy bien, un amigo se metió a la mafia porque pobre ya no quiso ser, ahora tiene dinero de sobra, por costales le pagan al mes", dice un corrido.


Culto a la muerte

Su espíritu enfermizo lo llevó a rendirle culto a la muerte.

En uno de los corridos dedicados al "gato negro" están claras las instrucciones de cómo quiere su entierro y hasta lo que desea llevarse a la tumba.

"El Gato Negro me dijo: quiero escuchar un corrido que hable de los más valientes, que de estos hay muy poquitos, no todos tienen la suerte que el Gato Negro ha tenido, no canten Puño de Tierra, ni canten Cruz de Madera, canten todos mis corridos el día que yo me muera, ya que por listo que seas este momento te llega".

"Lo que es del Gato es del Gato, no se equivoquen pelones, al más torcido enderezo, no me gustan los soplones, el Gato Negro sí sabe cómo se pegan botones". El occiso también se sentía afortunado en el amor y fantasioso.

"Las rubias y las morenas me siguen por donde quiera, yo sé perderme en la sombra del tigre y de la pantera, unas buscan mis caricias, otras buscan mi cartera".


Su gente

Entre los hombres acribillados el pasado domingo estaba la gente de confianza del "Gato Negro", a quienes en sus corridos también menciona, como su primo hermano Alberto Portillo, que murió estando encarcelado, su otro primo Fredy Alexis y sus colaboradores más cercanos.

"Vengan Santos, Emilio y Abel, como mis pistoleros de nombre, sin pensarlo le dicen al Gato: ‘oiga jefe, espero una orden, siento que me anda picando el dedo porque quiero jalarle al revólver’".

"Anda Fredy, calienta el motor, que Yovany se vaya contigo", dice otro de los corridos.

Fredy Alexis murió la noche del sábado en una oscura calle de la colonia Las Hadas, con 16 disparos en su espalda. Como palabra profética, la sexta melodía, "Clave 7", revela cómo sería la muerte del "gato negro".

Habla de policías traidores y de seis hombres que serían acribillados, igual que dos mujeres. Advierte que en efecto mataron al león, pero no quieren ir por el cuero.

Elheraldo.hn