El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

lunes, 3 de octubre de 2011

Mi primera muerte

La vida, eso a lo que tanto nos aferramos, tanto apreciamos pero a la vez irrespetamos, nos damos cuenta siempre muy tarde de lo frágil que es...y lo importante que era.

Era un día como cualquier otro, nada parecía variar mas de lo normal, salí de mi casa, era un día molestamete soleado pero muy agradable, se sentía algo en el aire.

Camine por la calle, la brisa se sentía muy agradable, de repente cayó esa sensación de que algo malo va a suceder, esa tremenda incomodidad que nos atormenta en ciertas ocasiones, pero esta vez era muy diferente, lo supe inmediatamente, desde que vi que todo se nublaba como por arte de magia.

Sentí el viento en la parte trasera de mi cabeza, luego sentí el suave toque...es lo ultimo que recuerdo, caí al suelo, inconsciente, me habían golpeado unos vándalos, era temprano, estaba solo, según dicen mi futuro era incierto, había poco tiempo, había mucha sangre y nadie al rededor para por lo menos gritar por ayuda.

Finalmente desperté, hacia mucho frió, sentía el dolor del golpe en mi cabeza, me sentía incomodo y no me podía mover. Cuando finalmente lo logre note que estaba en una cama dura, fría e incomoda de metal, estaba solo, todo era silencio, color blanco...se escuchaban murmullos a lo lejos, detrás de las paredes.

Estaba en la morgue, no se como llegue ahí pero ahí estaba, comencé a sentir miedo, logre distinguir otras personas pero ellos estaban muertos, no se cuanto tiempo paso desde el accidente hasta este triste momento, lo cierto es que ese tiempo estuve muerto o al menos eso pareció.

Desmaye, al despertar me encontraba en una tibia habitación, el sol iluminaba todo el cuarto y podía ver por la ventana, salte de la cama, salí al pasillo y al preguntarle a la enfermera cuanto tiempo había pasado me dijo que estuve en coma por cuatro años, rompí en llanto.

Desde ese momento mi vida jamas fue la misma, estuve muerto, desperté para estar muerto en vida y ahora les escribo mi historia desde mi lecho de muerte, espero que esta vez sea para siempre y no tan dolorosa como la primera vez.
Publicar un comentario