El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

jueves, 4 de diciembre de 2008

La Granja de Cadaveres.

En la localidad norteamericana de Tennessee, Knoxville, se encuentra un complejo conocido como Centro de Investigación Antropológica. Un terreno boscoso de aproximadamente 1.2 hectáreas, donde se han diseminado a voluntad decenas de cadáveres humanos, con el propósito de estudiar minuciosamente cual es el proceso de descomposición tras la muerte, en diferentes ambientes y posiciones del propio cuerpo. Los cuerpos se presentan al aire libre, semienterrados, totalmente enterrados, en el interior de coches, sumergidos en el agua, ahorcados…

El creador de todo esto es el antropólogo forense Bill Bass. La antropología forense es la disciplina que se encarga de identificar a personas a partir de sus huesos, por difícil que parezcan estos aportan muchos mas datos de los que nos podemos imaginar. Por ejemplo, el sexo, la edad, la raza, la estatura… También los huesos pueden desvelar si una persona sufrió alguna infección grave, si tuvo alguna caída en la infancia…

El cometido de esta granja es responder a las preguntas, de que sucede cuando un cuerpo se halla a la intemperie sometido a las inclemencias del clima húmedo. ¿Y si el clima es seco? ¿Y si el cuerpo se halla sumergido en el agua? ¿Ahorcado?. Para alcanzar las respuestas se decidió colocar los cadáveres en la misma situación que se planteaban las preguntas. Por eso, en el recinto se pueden observar, cuerpos semihundidos, colocados en el interior de coches abandonados, atrapados en la maleza. También se queman restos de humanos para comprender como el fuego afecta al tejido y a los huesos. Se observa de qué forma van llegando los insectos para alimentarse de la carne, determinando el momento exacto de la muerte, disciplina que estudian los entomólogos forenses. De ahí la importancia de este lugar para la investigación criminal.

En definitiva, este centro esta aportando números datos para el desarrollo de la antropología forense y aunque resulte macabro, es la única manera de comprender cuales son las fases en las que el cuerpo humano se va descomponiendo después de la muerte.

Rincondelmisterio.com

Algunos cadaveres de la granja.


Entrada al lugar, tengo entendido que es accesible
al publico, claro, se sujeta a condiciones.


"Aprendices" del FBI haciendo su practica forense en la granja.




Dr. Bass examinando un cadáver luego de una breve estadía
a la interperie.


El antropólogo forense Bill Bass, izquierda, y su co-autor,
Jon Jefferson, examinan un cuerpo.


Cuerpo de aproximadamente 15 días.

Es muy importante que este lugar lo veamos como lo que es y no como algo obseno o morboso, el morbo hacia la muerte lo tiene la persona en la cabeza.
A los que les intereso este articulo les recomiendo el programa "Taboo" de National Geographyc voy a tratar de conseguir el capitulo sobre la granja de cadaveres ya que es muy interesante, especialmente para los que han dejado sus comentarios de que quieren ser medicos.
Publicar un comentario