El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

miércoles, 7 de enero de 2009

El Licántropo Roulet.



Uno de los casos mas curiosos y extraños tuvo lugar en 1598, año memorable en los anales de la licantropia, donde aparecieron detalles espantosos en el transcurso del juicio acontecido en Angers.
En un lugar agreste y poco frecuentado proximo a Caude, unos campesinos tropezaron un dia con el cadaver de un chico de quince años, horriblemente
mutilado y cubierto de sangre. Al acercarse los hombres, dos lobos que estaban desgarrando el cuerpo salieron huyendo hacia la espesura. Los campesinos emprendieron inmediatamente la caza, siguiendo los rastros de sangre, hasta que los perdieron; se agacharon entre los arbustos, con los dientes castañetandoles de miedo, y encontraron a un hombre medio desnudo, con el cabello y la barba largos, y las manos teñidas de sangre. Tenia las uñas largas como garras y llenas de coagulos de sangre reciente y restos de carne humana.
El desgraciado, de nombre Roulet, declaro espontaneamente que habia atacado al chico y lo habia matado asfixiandolo, y que la llegada de los hombres al lugar le habia impedido devorarlo por completo.
Se puso de manifiesto en la investigacion que Roulet era un mendigo que iba de casa en casa, en la mas abyecta pobreza. Sus compañeros de mendicidad eran su hermano Jean y su primo Julien. Habia recibido albergue por caridad en un pueblo cercano, pero antes de su apresamiento habia estado ausente ocho dias.
Ante los jueces, Roulet reconocio que era capaz de convertirse en lobo gracias a un ungüento que le habian dado sus padres. Al preguntarle por los dos lobos que fueron vistos abandonando el cadaver, dijo que sabia perfectamente quienes eran, porque se trataba de sus compañeros Jean y Julien, que estaban en posesion de su mismo secreto. Le mostraron la ropa que llevaba el dia de su captura, y la reconocio inmediatamente; describio al chico al que habia asesinado, dio correctamente los datos, indico el lugar exacto donde se habia cometido la accion, y reconocio al padre del muchacho como el hombre que acudio en primer lugar cuando se oyeron los gritos del chico. En prison, Roulet se comporto como un idiota. Cuando fue detenido tenia el estomago hinchado y duro; en la carcel una tarde se bebio un cubo entero de agua, y desde entonces se nego a comer o beber.
En la investigacion sus padres demostraron que eran personas respetables y piadosas, y probaron que su hermano Jean y su primo Julien habian estado ocupados lejos el dia de la captura de Roulet.
"¿Como te llamas y cual es tu condicion?", pregunto el juez, Pierre Herault.
- Me llamo Jacques Roulet, tengo treinta y cinco años; soy pobre y mendigo.
- ¿De que se te acusa?
- De ser ladron... de haber ofendido a Dios. Mis padres me dieron ungüento; yo no conozco su composicion.
- Cuando te untas ese ungüento, ¿te conviertes en lobo?
- No; pero por eso mate y devore al chico de Corner: yo era un lobo.
- ¿Ibas vestido de lobo?
- Iba vestido como ahora. Tenia las manos y la cara ensangrentadas porque habia estado comiendo la carne de ese chico.
- ¿Se te convierten tus manos y tus pies en zarpas de lobo?
- Si.
- ¿Se te convierte tu cabeza en la de un lobo, se te agranda la boca?
- No se como tenia la cabeza en aquel momento. Use mis dientes; mi cabeza era como es hoy. He herido y comido a muchos otros niños; tambien he asistido al aquelarre.
El lieutenant criminel condeno a muerte a Roulet. Sin embargo, el apelo al parlamento de Paris, y este decidio que, como habia mas locura que maldad y brujeria el el pobre idiota, la condena a muerte debia ser conmutada por dos años de reclusion en un manicomio, donde se le instruiria en el conocimiento de Dios, de quien se habia olvidado en su absoluta pobreza.

Enigmas del hombre y del universo.
Año X
# 108
www.akasico.com
Publicar un comentario