El mar me habló de su grandeza, de su fuerza y de su inmensidad...Yo le hablé de Honduras, de su Pueblo y de sus Instituciones y se sintió pequeño...

(Parafraso del Poema de Jorge Sarabia)

lunes, 23 de noviembre de 2009

Zhu Yu "El Canibal"

+18, Contenido fuerte

Su arte: Comer Niños Muertos...

Sin límites. El artista Yu Ji pasó 24 horas en una caja de cristal llena de pollos vivos, Yuan Cai y Jian Ji Xi se pasearon por Londres totalmente desnudos con un osito de peluche y Zhu Yu lleva dos años repitiendo un espectáculo de canibalismo en el que supuestamente se come el cuerpo de un bebé muerto. Es lo que en China se conoce como "arte extremo", la última forma de expresión radical para una nueva generación de creadores que han surgido de la sombra de la censura comunista con el lema de "No hay límites".

Zhu Yu, que el pasado jueves se estrenó en el Canal 4 británico con su espectáculo antropófago, es quizá el que más lejos ha llevado la nueva tendencia artística llegada del Imperio del Centro. Natural de Shanghai, este artista de 32 años se dio a conocer en la tercera edición de la bienal de Shanghai en 2000, cuando dejó boquiabiertos a organizadores y visitantes al preparar, con mantel y cubiertos, un banquete en el que se comió el feto que previamente había cocinado a la parrilla.

"Ninguna religión prohíbe el canibalismo. Ninguna ley dice que no se pueda comer carne humana. He aprovechado ese espacio vacío entre la moral y la legalidad para desarrollar mi trabajo", asegura el protagonista del escandaloso espectáculo.

Las fotografías de la exhibición de Zhu Yu en Shanghai -ahora repetida en el Reino Unido- han recorrido las entrañas de Internet durante los últimos dos años y en ellas se le puede ver devorando, parte a parte, un feto de seis meses procedente de un aborto."Sé que hay gente que no cree que el bebé sea real, pero lo es.Me lo llevé de un colegio médico", asegura Zhu cuando se pone en duda la veracidad de su espectáculo.

El excéntrico autor asegura que la ingestión de la carne de feto le supo mal, le provocó náuseas e incluso le hizo vomitar varias veces durante la función sensacionalista, pero que siguió hasta el final para demostrar "el significado de la vida y la muerte".El espectáculo incluía una segunda parte bautizada como "cerebro humano enlatado" en la que Zhu Yu introducía sesos humanos en recipientes para mermelada.

El Gobierno chino, indignado con la imagen que algunos de sus artistas dan del país, ha prohibido los trabajos artísticos sangrientos, eróticos o violentos. El Ministerio de Cultura ha amenazado con penas de tres años de cárcel a los transgresores, una condena que se podría ampliar a 10 años en el caso de quienes utilicen animales o humanos -vivos o muertos-. "Estos trabajos amenazan la salud mental y física del público", sentencia una nota emitida por el Gobierno.

La primera consecuencia negativa de las actuaciones de Zhu Yu ha sido la propagación en medio mundo del falso rumor que asegura que el canibalismo de bebés muertos es una práctica habitual en Taiwan y China, y que los fetos se pueden conseguir en el mercado negro por entre 60 y 70 euros. En marzo de 2001, una revista sensacionalista de Malasia llegó a asegurar que en algunos restaurantes de Taipei se servía habitualmente carne de bebés muertos.

Con sus trabajos vetados en casa, Zhu Yu planea recorrer el mundo y presentar su obra allí donde lo acepten para "abrir la mente de la gente". París y Berlín ya han organizado otras exposiciones del nuevo arte contemporáneo radical chino, y nuevos exponentes del llamado shock art están surgiendo cada poco tiempo en lo que se ha convertido en una competición particular por ver quién logra presentar la creación más escandalosa.

Mientras, un grupo de artistas tradicionales chinos ha alzado su voz contra lo que consideran "una vergüenza nacional" que no se puede llamar arte.

La aparición del arte extremo chino probablemente tiene mucho que ver con la propia Historia del país. La llegada de la revolución comunista no fue una buena noticia para el arte en China. Los Guardias Rojos de Mao destrozaron todo lo que pudieron durante la Revolución Cultural (1966-1976). Músicos, escultores y pintores fueron apaleados, encerrados e incluso ejecutados. Así, el legado artístico del milenario país quedó maltrecho sin remedio y la sensibilidad cultural china fue seriamente dañada.

Más de dos décadas de apertura económica han dejado atrás los malos tiempos y, aunque la mayoría de los artistas ha aprovechado la nueva primavera para recuperar el arte de antaño, algunos han escogido para salir del anonimato formas mucho más extravagantes.

Waldemar Januszczak, el presentador del programa de televisión de la cadena británica Canal 4, que ofreció en directo el espectáculo de Zhu Yu, es de los que creen que hay que darle una oportunidad a los nuevos valores chinos para que expresen lo que no pueden decir en su propio país. "Merece la pena tratar de entender por qué China está produciendo el más escandaloso y oscuro arte del mundo", ha dicho el crítico de arte del periódico The Sunday Times.



Domingo 5 de enero de 2003 - Número 377



Ankou.

El Ankou es un personaje legendario de la mitología popular de la Baja Bretaña, en Francia. Es la personificación de la muerte.


Descripción.

El Ankou no es la muerte en sí misma, sino su servidor. Se ocupa de recoger las almas de los difuntos recientes en su viejo carro (karr an Ankoù, "carro del Ankou" en bretón. Se dice que cuando un vivo escucha el sonido chirriante del carro (wig ha wag) es señal de que él mismo o alguien próximo a él no tardará en morir. También se dice que todo aquel que vea al Ankou morirá en el transcurso de ese año. El escribano y folklorista bretón Anatole Le Braz describió así al Ankou:
El Ankou es el obrero de la muerte (oberour ar maro). El último fallecido del año en una parroquia cualquiera se convierte en el Ankou de esa parroquia durante el año siguiente. Si en un año determinado hay más defunciones de lo habitual, se dice del Ankou: -War ma fé, heman zo eun Anko drouk ("Cielo santo, éste es un Ankou cruel"). Muchos describen al Ankou como un hombre muy viejo y delgado, con los cabellos largos y blancos y un gran sombrero de fieltro negro. Otros aseguran que tiene la forma de un esqueleto envuelto en un sudario, cuya cabeza gira constantemente sobre sí misma en lo alto de la columna vertebral a fin de poder otear de un solo vistazo toda la región que se le ha encomendado recorrer. En uno y otro caso, el Ankou tiene en la mano una guadaña, que difiere de las guadañas normales en que su hoja está vuelta hacia afuera y no hacia dentro. De este modo el Ankou no la hace regresar a él cuando siega; contrariamente al uso de todos los segadores de heno y cosechadores de trigo, él la arroja hacia adelante

Anatole Le Braz, La Légende de la Mort

El Ankou aparece representado en algunas iglesias como la de La Martyre, bajo la forma de un esqueleto armado con una flecha o una guadaña. También existen dos esculturas suyas, una de madera policromada en la iglesia de Saint Milliau de Ploumilliau (Côtes-d'Armor) y otra en el Musèe des Jacobins de Morlaix (ambas datan del siglo XVII).


En la Cultura Popular.

  1. El Ankou es un personaje importante en un cómic de Spirou creado en 1978 por el dibujante Fournier y titulado precisamente El Ankou. Su papel en la historia es de una gran originalidad.
  2. Aparece asimismo en otro cómic, Bran Ruz, de Alain Deschamps y Claude Auclair. La obra narra la leyenda céltica de la ciudad de Ys.
  3. Aún otro cómic, Contes de l'Ankou ("Cuentos del Ankou"), expone una serie de historias cortas en torno a la relación del hombre con la muerte.
  4. L' Ankou es el nombre del equipo de fútbol americano de Rennes.

Wikipedia.org

¿Muertos?

Uno de las mas grandes enigmas de la humanidad, ¿existe vida despues de la muerte, existe el "tunel de luz"?, este video mustra relatos de personas que han muerto y han regresado* para contar su experiencia con la muerte.



* Relatos no 100% creibles...

Belga mal diagnosticado con coma; consciente durante 23 años

BRUSELAS (AP) - Un hombre que luego de 23 años salió de un estado que los médicos creían como vegetativo dijo que estuvo consciente todo el tiempo, pero que no podía responder porque en realidad se encontraba paralizado, explicó el lunes su madre

Rom Houben, de 46 años, sufrió un accidente de automóvil en 1983 y los médicos creyeron que había quedado en coma. Su familia, sin embargo, continuó pensando que Houben estaba consciente y buscaron más consejo de expertos.

El profesor Steven Laureys, de un grupo belga de expertos en coma, se dio cuenta de que la diagnosis era errónea y enseñó a Houben a comunicarse a través de un teclado especial, dijo las doctora Audrey Vanhaudenhuyse, quien forma parte del equipo de Laureys.

Rom usó el teclado para decirle a un reportero de la revista alemana Der Spiegel que: "Grité pero no se escuchó nada".

Los médicos belgas que le trataron poco después del accidente dijeron que Houben había pasado del coma a un estado vegetativo.

El coma es un estado de inconsciencia en que los ojos están cerrados y el paciente no puede ser despertado.

El estado vegetativo es una condición en la que los ojos están abiertos y pueden moverse, el paciente tiene periodos de sueño y periodos en los que está despierto, pero permanece inconsciente y no se da cuenta de sí mismo o de los demás. El paciente no puede pensar, responder, hacer nada a propósito, masticar o tragar.

Los padres de Houben, sin embargo, no aceptaron eso. Su madre, Fina Houben, encontró finalmente al grupo de Laureys y tras un prueba de escáner comprobaron que estaba consciente. A partir de ahí intentaron comunicarse con el paciente, el cual empezó a decir sí o no moviendo un poco su pie para presionar una computadora.

Más adelante llegó el deletreo de palabras usando su dedo con una pantalla táctil colocada en su silla de ruedas.

"Fue extremadamente difícil para él y demostró un gran enfado, lo que es normal, ya que estaba muy frustrado", dijo Vanhaudenhuyse.

Houben ha empezado a escribir un libro sobre su experiencia.

AP